Seleccionar página

Se acercan las vacaciones de Semana Santa, y aunque no todos tendrán la oportunidad de salir a algún lado, quise compartir algunos tips para los suertudos que se irán a la playa o a algún otro lugar a disfrutarlas.

 

Si no aplican para ti en este momento, seguro que te servirán para tus próximas vacaciones 😉

 

 

Tips para vacaciones saludables

 

 

No se trata en ningún momento de que tus vacaciones giren en torno a la comida, pero tampoco te conviene dejarte ir del todo. Lo ideal es buscar un equilibrio entre comer sano, rico y disfrutar al máximo tus vacaciones.

 

 

1. Aprovecha para realizar actividades al aire libre.

 

¿Te fuiste a la playa o a algún lugar en donde estás en contacto con la naturaleza? ¡Que mejor pretexto para moverte! Aprovecha para nadar en el mar, en la alberca, caminar o trotar por la playa, dar paseos en el pueblito o en la montaña.

 

 

2. Mantente siempre hidratado (¡¡con agua!!)

 

En esta época de calor, el consumo de agua natural es indispensable para estar bien hidratados y tener una buena digestión.

 

En algunos hoteles y lugares vacacionales las bebidas azucaradas están exageradamente disponibles (y muchas veces incluidas). Desde jugos, refrescos, cocktailes, cervezas y cualquier otro tipo de bebida que te puedas imaginar.

 

¡Estas bebidas no te hidratan! Solamente te llenan de azúcar. No te digo que no te tomes un par de cervezas o cocktailes o un jugo tropical con mucho hielo para un antojo. Pero no las utilices en lugar del agua natural. Toma suficiente agua a lo largo del día para hidratarte y disfruta uno o dos vasos de la bebida que más se te antoje.

 

¿Te vas de fiesta y vas a tomar alcohol?

No me voy a meter en cuantas copas debes de tomar. Pero si te recomiendo que entre cada copa tomes un vaso de agua natural o mineral. De esta manera tomas automáticamente la mitad y tu cuerpo te lo va a agradecer al día siguiente 😉

 

 

3. Siempre desayuna

 

Ya sea que estés en un hotel o te estés quedando en una casa o departamento, asegúrate de desayunar siempre antes de empezar tus actividades del día.

 

Si estás por tu cuenta puedes comprar fruta, huevos, algo de verdura, tortillas y ¡voila! un desayuno sencillo, nutritivo y llenador.

 

Si tienes el desayuno incluido tipo buffet o vas a comer en un restaurante, procura empezar con fruta y preferirla en lugar de jugos. Puedes tomar una taza de té o café.

 

Elige opciones altas en proteína acompañadas con verdura para sentirte satisfecho a lo largo del día. Pueden ser unos huevos revueltos con verdura y alguna tortilla o frijolitos, dos o tres quesadillas o algún guisado. Evita las tentaciones de bolillos y pan dulce. Casi seguro a lo largo del día se te presentará algún otro antojo o postre que vale más la pena 😉

 

 

4. Planea un poco tu día

 

Se que es delicioso salir de la rutina, no necesitas tener un horario muy estructurado ni planear cada minuto. Lo que si es importante es calcular a qué hora planeas levantarte, dónde puedes desayunar, que botanas puedes tener disponibles durante el día, a qué hora te viene bien comer y dónde, de dónde vas a sacar el agua natural y ese tipo de cosas.

 

 

5. Disfruta la comida típica

 

Por favor, olvídate de la pizza, hot dogs, hamburguesas y todo ese tipo de comida chatarra. Estás en un lugar diferente, ¡aprovéchalo!

 

Si estás en la playa disfruta de pescados y mariscos frescos, preparados de forma sencilla: a la talla, en ceviche, al carbón, a la plancha, etc.

 

Si vas a un pueblito escoge las opciones típicas del lugar, procurando incluir algo de verdura y proteína, y que sean opciones preparadas en el comal y no fritas. Disfruta de tlacoyos, quesadillas, guisados y todo ese tipo de alimentos típicos deliciosos que son mucho más nutritivos que la comida procesada.

 

 

6. Elige botanas saludables

 

Si te vas a la playa o vas a salir a conocer algún lugar, seguro puedes conseguir algo de fruta, verduras frescas como pepinos, jícama o zanahoria. Puedes comprar un coco, tomarte el agua y luego disfrutar la carne con chilito. Come brochetas de camarones, ostiones o cualquier alimento real que esté disponible en el lugar que visitas.

 

 

7. No te olvides de las verduras

 

Si, ya se que estás de vacaciones, pero no te cuesta nada pedir nopalitos con tu comida, un poco de ensalada, pepinos o jícamas como botana o la verdura que se te ocurra en cualquier momento del día.

 

Recuerda, lo que no te comas de verdura lo vas a comer de algún otro alimento que te conviene menos.

 

 

8. No te pases el día sin comer

 

Típico que te atascas en el desayuno y te vas a la playa o a pasear y no vuelves a probar bocado hasta la noche, que probablemente te vuelves a atascar. Esto no te conviene a ti ni a tu digestión.

 

Procura ordenar un poquito tu rutina y hacer las tres comidas y una que otra colación. No necesitas tener un horario estricto, pero si procura comer cada 3-4 horas para mantener a tu metabolismo trabajando de la mejor manera y no llegar muerto de hambre a las comidas.

 

 

9. Disfruta cada bocado

 

Sea lo que sea lo que hayas elegido comer, ¡disfrútalo! Y por favor olvídate de la culpa. ¡Estás de vacaciones! Relájate, consiéntete y disfruta de estos días.

 

Si escoges algún alimento alto en azúcar o que no te conviene demasiado, ni modo, si ya decidiste comerlo disfrútalo y ya después te encargas de compensarlo con alimentos nutritivos y suficiente agua.

 

 

 

¡Te deseo felices vacaciones! Ya sea que vayas a salir o te quedes aquí a descansar unos días.

 

 

¿Te quedas en casa?

 

¿Qué mejor oportunidad para aprovechar tu tiempo libre y probar alguna receta nueva para incorporar a tu rutina en cuanto regreses al trabajo o a la escuela?

Es solo un consejito 😉

 

 

¿Te gustaron o te sirvieron los tips? ¿Tienes alguna otra idea que nos pueda ayudar a cuidarnos mientras disfrutamos las vacaciones?

 

Te agradecería mucho tus comentarios o dudas en la parte de abajo del artículo.