Seleccionar página

Si llega la tarde y te sientes agotada, luchas por mantenerte despierta después de la comida o te cuesta trabajo levantarte todas las mañanas, es hora de hacer algo diferente.

Existen formas sencillas de aumentar tus niveles de energía a lo largo del día de manera natural y saludable.

Deja atrás el café en exceso y las bebidas energéticas que solamente te dan energía momentánea.

 

Empieza a cambiar tu rutina con las siguientes ideas para sentirte con más energía:

 

1. Jugo verde

Empezar el día con un jugo de verduras es una buena manera de aumentar tus niveles de energía. El aporte de vitaminas y minerales de los vegetales llena de energía a las células de tu cuerpo.

Evita opciones envasadas que contienen azúcar, conservadores y otros ingredientes que no te convienen.

No utilices tampoco jugos de pura fruta como naranja o mandarina, que aportan grandes cantidades de azúcar. Con esto lo único que lograrás es tener energía momentánea que desaparecerá en poco tiempo haciéndote sentir más cansado.

Utiliza verduras verdes como acelgas, espinacas, nopal, apio, pepino, perejil o cualquier otra. Puedes incluir una ración de fruta como piña o manzana para dar mejor sabor y agregar limón y especias como jengibre o cúrcuma para aumentar el aporte de antioxidantes.

Tómalo recién preparado para aprovechar mejor los nutrimentos como vitaminas y minerales.

2. Mejora la calidad de tu sueño

Se que puede sonar muy obvio, pero no todas las personas lo toman en cuenta. Tener un sueño de buena calidad es indispensable para recuperar tu energía. Mientras duermes, tu cuerpo se restaura y repara el daño que sufre durante el día.

Aumentar tu tiempo de sueño es una de las mejores formas de despertar con energía en la mañana.

Si tienes problemas para dormir, te recomiendo seguir las siguientes recomendaciones:

  • Lleva un horario ordenado para acostarte y levantarte cada día. Esto ayudará a regular tu reloj interno.
  • Evita la cafeína después de las 3:00 pm, su efecto puede durar hasta 12 horas.
  • Escribe en un cuaderno tus pendientes para el día siguiente o las situaciones que puedan causarte estrés antes de dormir.

3. Disminuye tu consumo de carbohidratos

A pesar de que los carbohidratos proveen a tu cuerpo de energía, los alimentos con carbohidratos refinados pueden hacer que te sientas débil y cansado.

Los carbohidratos refinados se encuentran en bebidas azucaradas, galletas, pastelería y alimentos procesados como pan blanco o pasta. Su consumo causa picos de azúcar en tu sangre, el azúcar aumenta y después disminuye, dejándote mucho más cansado.

Prefiere el consumo de granos enteros como nueces, leguminosas, camote, avena, arroz integral, amaranto, quinoa, entre otros. Su aporte de fibra ayuda a que la energía se libere lentamente y se mantenga por más tiempo, evitando picos en el azúcar de tu sangre.

4. Consume semillas de chía

Las semillas de chía pueden ayudar a aumentar tus niveles de energía gracias a su aporte de nutrimentos y ácidos grasos esenciales. Estas semillas ayudan a mejorar la calidad del sueño, potenciar la función cerebral y combatir inflamación, para sentirte despierto y alerta.

Además, su aporte de fibra y proteína mantiene tus niveles de azúcar estables para evitar picos que disminuyan tus niveles de energía.

5. Mantente hidratado con agua y electrolitos naturales

¿Sabías que uno de los primeros signos de deshidratación es sentirte cansada?

No tomar suficiente agua disminuye tus niveles de energía y atención a lo largo del día.

Tomar suficiente agua durante el día te hará sentir más despierta y con energía.

Otra forma de hidratarte es consumiendo frutas y verduras, que tienen una buena cantidad de agua en su composición.

Si realizas mucho ejercicio o estás en un lugar de mucho calor y necesitar reponer electrolitos, olvídate de las bebidas deportivas llenas de azúcar y colorantes. Prefiere agua de coco natural, además del agua contiene minerales que te ayudarán a reponer las pérdidas causadas por el sudor.

6. Vitaminas del complejo B

También conocida como la vitamina energética, la vitamina B12 ayuda a aumentar tus niveles de energía. Interviene en la producción de energía y mantiene a tus glóbulos rojos saludables. Uno de los primeros síntomas de deficiencia de vitamina B12 es el cansancio.

Consume alimentos ricos en vitamina B12 como huevo, sardinas, salmón, carne o queso cottage. También puedes obtenerla por medio de suplementos de complejo B.

7. Tés herbales

El café no es la única opción cuando necesitas un empujón en tus niveles de energía. Los tés como el verde o rooibos, además de tener propiedades antioxidantes que benefician a tu cuerpo, aumentan tu energía de forma natural por cierto periodo de tiempo.

8. Aceite de menta

Los aceites esenciales tienen diferentes beneficios para tu salud. El aceite de menta, en especial, ayuda a estimular tus niveles de energía, aumentar tu atención y mejorar los dolores de cabeza.

Agrega unas pocas gotas en tus muñecas cuando sientas que necesitas un empujón en tus niveles de energía o utilízalo en un difusor de aceites esenciales.

9. Ejercicio diario

Incorporar ejercicio regular a tu rutina es uno de los mejores métodos para aumentar tus niveles de energía y mejorar tu salud en general.

El ejercicio  envía oxígeno y nutrimentos a las células de tu cuerpo, ayudando a tu corazón y pulmones a funcionar de mejor manera.

No necesitas hacer grandes cantidades de ejercicio, niveles moderados de ejercicio y mantenerte activo a lo largo del día, puede ser suficiente para disfrutar de estos beneficios.

 

Existen condiciones especiales que pueden afectar tus niveles de energía como el consumo de algunos medicamentos, problemas de tiroides, anemia, depresión y otras enfermedades. Si tienes una rutina ordenada y una buena alimentación y persiste la fatiga consulta a tu médico para descartar síntomas de alguna condición.

 

¿Te gustó o te sirvió el artículo? ¿Tienes alguna duda o comentario?

¡Agradeceré mucho tus comentarios y opiniones!