Seleccionar página

Los edulcorantes artificiales o edulcorantes no calóricos son sustitutos sintéticos del azúcar, pero pueden derivar de sustancias naturales, entre ellas hierbas o la propia azúcar.

 

 

Edulcorantes artificiales

 

 

La popularidad de estos productos ha aumentado de manera exponencial en los últimos años. Nos ofrecen el sabor dulce del azúcar sin aportar prácticamente calorías, lo que parece ser una técnica súper efectiva para la pérdida de peso ¿será?

 

En promedio, una lata de refresco normal aporta unas 150 calorías a partir del azúcar, mientras una lata de refresco light aporta cero calorías. ¿Suena bien no?

 

Edulcorantes artificiales

 

Se dice que el consumo de edulcorantes no calóricos podría ayudar a disminuir los azúcares añadidos en tu dieta, y de esa manera reducir el consumo de calorías. Dicha disminución de calorías podría ayudar a alcanzar o mantener un peso saludable y por lo tanto disminuir el riesgo de padecer obesidad, diabetes y otras enfermedades metabólicas.

 

 

Consecuencias del uso de edulcorantes artificiales 

 

Ya te platiqué un poco acerca de los argumentos que utilizan y los supuestos beneficios de los edulcorantes no calóricos pero, como en todo, siempre hay otro lado de la moneda.

 

La FDA (Food and Drug Administration) ha aprobado cinco edulcorantes artificiales como seguros: sacarina, acesulfame, aspartame, neotame y sucralosa.

 

Lo interesante es, ¿cómo responde nuestro cuerpo y nuestro cerebro a dichos edulcorantes?

 

Una de las preocupaciones principales acerca del uso de edulcorantes artificiales es que la persona que los consume podría reponer las “calorías ahorradas” por medio de otros alimentos, eliminando así los beneficios de la posible pérdida de peso. Por ejemplo: “ya tomé refresco de dieta, ahora me toca doble pastel”.

 

También es posible que estos productos cambien la forma en que percibes los alimentos. Los edulcorantes artificiales tienen un sabor extremadamente dulce, mucho más que el azúcar.

 

 

¿Qué pasa en nuestro cerebro?

 

El estimular en exceso los receptores de azúcar por el consumo frecuente de este tipo edulcorantes, puede limitar tu tolerancia a sabores más complejos. Esto significa que las personas que utilizan edulcorantes artificiales de manera regular podrían encontrar los sabores de alimentos reales, como la fruta, menos atractivos y dulces. Y los alimentos que no son naturalmente dulces, como las verduras, casi sin sabor.

 

En otras palabras, el uso de edulcorantes artificiales podría hacerte cambiar los alimentos nutritivos y saludables por productos artificiales que tengan sabores mucho más intensos pero con menos valor nutrimental.

 

Edulcorantes artificiales

 

Los edulcorantes no calóricos tienen otro truco. Algunos estudios revelan que podrían evitar que relaciones los alimentos dulces con alimentos altos en calorías. Como resultado, podrías tener más antojos dulces y una tendencia a escoger alimentos dulces sobre alimentos nutritivos.

 

Un estudio reveló que las personas que beben más de 21 latas de refresco light a la semana (3 latas al día) son dos veces más propensas a padecer sobrepeso u obesidad, comparado con las personas que no toman refresco.

 

Además, un estudio en animales sugiere que los edulcorantes artificiales pudieran tener un componente adictivo, por lo que dejar de consumir este tipo de bebidas podría ser más complicado de lo que parece.

 

 

Los edulcorantes artificiales se presentan como seguros, pero ¿cuál es la cantidad segura?

 

El que los edulcorantes artificiales sean o no seguros depende de la cantidad que se consuma. Estudios realizados por la FDA han descartado el riesgo de cáncer de todos los edulcorantes. Sin embargo, los estudios se han realizado en cantidades menores a lo contenido en 700 ml de refresco light cuando se consume diario.

 

Dejando a un lado el riesgo de cáncer, existen otros estudios que relacionan el consumo de bebidas de dieta con un 36% de aumento en el riesgo de síndrome metabólico y un 67% de aumento en el riesgo de diabetes tipo 2. ¿No se suponía que estos edulcorantes nos iban a ayudar a prevenirlos?

 

 

Edulcorantes artificiales

 

 

Además, un estudio relaciona el consumo de edulcorantes artificiales con alteraciones en la flora intestinal que afectan el metabolismo del azúcar en nuestro cuerpo. Esto no suena tan bien ¿verdad?

 

 

Entonces ¿qué hago? ¿me regreso al azúcar?

 

Bueno, tal vez no sea tan mala idea, pensando por supuesto en un consumo moderado. Los alimentos que contienen azúcar de manera natural como las frutas son sumamente nutritivos, altos en fibra, vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

 

Mi opinión

 

A mi personalmente, no me gusta fomentar la utilización de estos productos como herramienta para perder peso, ya que promueven el consumo de alimentos con sabores excesivamente dulces que nunca encontraremos en la naturaleza.

 

El problema no es realmente la cucharadita de azúcar o miel que agregas a tu café, lo realmente preocupante son las cantidades industriales de azúcar (en cualquiera de sus formas) que vienen integradas en alimentos procesados que muchas personas consumen todos los días.

 

La realidad es que la mayoría de los estudios revelan que los edulcorantes artificiales son seguros para su consumo y muchas instituciones y expertos los recomiendan. Pero ojo, que sean seguros no quiere decir que sean benéficos para nosotros.

 

Yo en lo personal, prefiero no consumir productos que tengan que ser estudiados y aprobados por diferentes instituciones. Definitivamente me quedo con la comida de verdad. Mientras más REAL sea tu alimentación, más cerca estarás de tener una buena salud.

 

No concentres tu atención ni pierdas tiempo en buscar productos procesados “bajos en grasa”, “endulzantes sin calorías” o “productos bajos en calorías”. Invierte esa energía en buscar y consumir alimentos de verdad.

 

TU CUERPO NO NECESITA ALIMENTOS BAJOS EN CALORÍAS, NECESITA ALIMENTOS ALTOS EN NUTRICIÓN 

 

 

Fuentes: 

 

  • Harvard Health Publishing. Artificial sweeteners: sugar-free, but at what cost? Julio 2012
  • Bellisle F, Drewnowski A. Intense sweeteners, energy intake and the control of body weight. Eur J Clin Nutr. 2007;61:691-700.
  • Frank GK, Oberndorfer TA, Simmons AN, et al. Sucrose activates human taste pathways differently from artificial sweetener. Neuroimage.
  • Gardner C, Wylie-Rosett J, Gidding SS, et al. Nonnutritive sweeteners: current use and health perspectives: a scientific statement from the American Heart Association and the American Diabetes Association. Diabetes Care. 2012;35:1798-808.
  • Suez J, et al. Artificial sweeteners induce glucose intolerance by altering the gut microbiota.  2014 Oct 9;514(7521):181-6.