Seleccionar página

 

Todos necesitamos tener una buena noche de sueño. Cuando duermes bien te sientes con energía y lista para todas tus actividades. La falta de sueño puede hacerte sentir cansada, inactiva e irritable. Si esta situación se vuelve crónica puede causar problemas en tu salud.

De acuerdo con la National Sleep Foundation, los adultos necesitan dormir entre siete y nueve horas cada noche. Sin embargo, las personas duermen en promedio seis horas y media entre semana.

Un sueño adecuado nos restaura de manera física, mental y emocional. Facilita el proceso de aprendizaje, ayuda a la concentración y da descanso al cerebro. En resumen, el sueño es esencial para la salud a corto y largo plazo.

Estudios demuestran que dormir suficiente juega un papel importante en el manejo del peso y la disminución del riesgo de enfermedades metabólicas como diabetes y resistencia a la insulina.

 

Existe una asociación entre la restricción de horas de sueño y cambios en el metabolismo. La falta de sueño aumenta el apetito y la preferencia hacia alimentos poco nutritivos, altos en calorías y azúcares.

 

Si no estás obteniendo las horas de sueño necesarias en cantidad y calidad, tu metabolismo no funcionará de manera adecuada.

 

En promedio, necesitamos dormir entre 7 y 9 horas cada noche, depende de cada persona. Si ya duermes este tiempo, dormir media hora más no te ayudara a perder peso. Sin embargo, si eres de las personas que duermen 5 horas al día y aumentas a 7 horas, será mucho más fácil empezar a perder peso.

 

Cómo afecta la falta de sueño tu capacidad de perder peso, está relacionado con las hormonas nocturnas.

 

Existen dos hormonas que son clave en este proceso, grelina y leptina.

 

La grelina es la hormona que te dice cuándo comer. Cuando tienes falta de sueño, tu cuerpo produce más grelina, por lo tanto tendrás hambre más a menudo.

 

La leptina es la hormona que te dice cuándo dejar de comer. Cuando no duermes el tiempo necesario, la producción de leptina disminuye, resultando igualmente en más apetito.

 

Más grelina y menos leptina equivale a ganancia de peso.

 

Cuando no duermes lo suficiente, comes más y además, tu metabolismo funciona más lento.

 

¿Qué puedes hacer con respecto a la falta de sueño?

 

Lo más importante en este caso es poner tus horas de sueño dentro de tus prioridades del día. ¿Cuántas veces dejas de dormir o te desvelas para estudiar, terminar trabajo, hacer cosas de la casa o simplemente ver televisión?

 

Muchas veces estamos dispuestas a sacrificar horas de sueño sin ser conscientes de las consecuencias y exponemos a nuestro cuerpo a un desbalance hormonal que nos afecta en muchos aspectos de nuestra vida.

 

Se trata de un cambio de perspectiva, todas tus actividades son importantes, pero es hora de poner el sueño dentro de las primeras de la lista.

 

 

Tips para dormir mejor:

 

1. Evita la cafeína después de las 2:00 pm. Tomar café después de cierta hora, no te permite alcanzar la profundidad del sueño necesaria para que tu cuerpo se repare.

2. Realiza ejercicio durante el día. El ejercicio ayuda a mejorar la calidad del sueño. ¿En qué horario debes realizarlo? Depende de tus preferencias y posibilidades. Es más importante que te ejercites que el cuándo lo hagas. Así que aprovecha para hacerlo en el horario que te quede mejor.

3. Toma una cena ligera y fácil de digerir. Escoge alimentos nutritivos ricos en proteína y complementa con alguna fruta o verdura. Es importante que quedes satisfecha después de cenar, más no que te sientas muy llena o pesada.

4. Deja fuera los aparatos que emitan luz azul. Dispositivos como computadoras, celulares y tablets emiten un tipo de luz que envía a nuestro cerebro la señal de que es de día. Esto puede ocasionar que te cueste más trabajo conciliar el sueño y que no sea tan profundo como necesitas.

 

Dormir pocas horas puede volverse un círculo vicioso en el que te sientes cansada, con un metabolismo que funciona lento y hormonas desordenadas.

 

Sentirte cansada te lleva a realizar malas elecciones en cuanto a tus alimentos. Tiendes a consumir más comida chatarra, más refresco y menos frutas y verduras.

 

La sensación de cansancio se confunde muchas veces con hambre. Es probable que aumentes tu consumo de calorías y disminuyas el ejercicio porque no tienes energía.

 

Así que, la próxima vez que te preguntes por qué no estás viendo resultados en tu cuerpo a pesar de haber realizado cambios positivos en tu alimentación, analiza tus patrones de sueño. ¿Estás durmiendo suficiente para que tu cuerpo funcione de manera adecuada?

 

 

 

¿Te gustó o te sirvió el artículo? ¿Tienes alguna duda o comentario?

¡Agradeceré mucho tus comentarios y opiniones!

 

 

Fuentes: 

1. How much sleep do we really need? National Sleep Foundation

2. Sleep and Weight Gain. Mayo Clinic

3. Sleep and Weight Loss. WebMD

4. 14 Ways Lack of Sleep Can Be Causing Weight Gain. Huffington Post