Seleccionar página

¿Cuántas veces has escuchado que comer en la noche te sube de peso? ¿o que evitar ciertos alimentos a una hora específica te hará perder grasa?

En este artículo te voy a contar qué tan ciertas son estas afirmaciones y qué es lo que realmente puedes hacer si quieres tener un peso saludable y un cuerpo lleno de energía.

Lo primero que tienes que saber es que el tipo de alimentos que comes es mucho más importante que la hora en la que lo haces. O sea que si comes una hamburguesa con papas fritas afectará a tu cuerpo de la misma manera a las 12 del día que a las 9 de la noche.

Algunos investigadores tienen la hipótesis de que comer en la noche va en contra de tu ritmo circadiano, que es un ciclo de 24 horas que le dice a tu cuerpo cuando dormir, comer y despertar.

De acuerdo a tu ritmo circadiano, la noche es para dormir, no para comer.

Aunque esta teoría se ha comprobado en algunos estudios con animales, los estudios realizados en humanos revelan que no es la hora a la que comes, sino qué comes y cuánto comes lo que realmente importa.

Para muchas personas, la noche es el momento del día en el que sienten más hambre o ansiedad, por lo que las comidas suelen ser abundantes y poco nutritivas.

 

Imagina este escenario:

  • En la mañana sales de casa corriendo, prácticamente sin desayunar.
  • Llegas al trabajo y comes unas galletas o un pan con café.
  • Tienes poco tiempo para comer, así que sales a la calle y comes algo rápido.
  • Pasas toda la tarde sin comer. Es un día lleno de estrés.
  • Llega la noche y llegas a casa muerta de hambre.
  • Es probable que en ese momento comas todo lo que no comiste en el día.
  • Además, llegas cansada y sin ganas de cocinar, por lo que tu selección de alimentos puede no ser la más nutritiva.

En este caso, la comida abundante y poco nutritiva te hará ganar peso, no necesariamente porque la consumas en la noche, sino porque al estar todo el día con hambre en ese momento tus porciones son mucho más abundantes y la elección de tus alimentos no es la que más le conviene a tu cuerpo.

Cuando comes de noche es probable que comas mayor cantidad, sobre todo si tuviste un día desordenado y lleno de estrés.

Se ha visto que las personas que cenan más tarde, tienen una tendencia a comer más cantidad y alimentos menos nutritivos, comparado con personas que cenan más temprano.

Cenar tarde suele estar relacionado con otros aspectos de tu vida como salir tarde del trabajo, tener poco tiempo para cocinar, vivir con estrés y desorden en tu vida en general.

En la noche es más común que algunas personas busquen alimentos poco saludables como refresco, papas o helado para calmar sus antojos.

Comer por ansiedad puede ser otro factor que te lleve a escoger opciones menos nutritivas en la noche. Es importante distinguir entre comer por apetito y comer por estrés, ansiedad, aburrimiento o tristeza.

Además, estar cansado se ha relacionado con un aumento en el consumo de alimentos altos en azúcar y calorías. Esto se debe a cambios hormonales que alteran tu apetito cuando no duermes lo suficiente.

Algunos estudios muestran que las personas que comen tarde en la noche tienden a escoger alimentos menos nutritivos y a comer más calorías.

¿Qué puedo hacer para controlar mi apetito en la noche?

Aunque el número total de calorías y el tipo de alimentos que consumes en el día es lo que afecta tu peso, estudios muestran que hay formas de regular tu apetito por medio de horarios ordenados y comidas frecuentes.

Algunos estudios demuestran que comer un desayuno más fuerte, nutritivo y rico en proteína, te mantiene satisfecho y con menos antojos durante el día, previniendo así que comas demasiado en la noche.

También puedes considerar realizar comidas pequeñas y frecuentes durante el día. Algunos estudios sugieren que esto puede ayudarte a controlar tu apetito y disminuir los antojos durante el día.

Por lo tanto, cambiar tus horarios y frecuencia de comidas podría ser una estrategia para controlar tu apetito en las noches y a lo largo del día.

Conclusión 

Fisiológicamente, las calorías no cuentan más en la noche. No ganarás peso solamente por comer más tarde si tus alimentos son nutritivos, balanceados y cumplen con tus necesidades.

Relacionado con la ganancia de peso, qué comes es más importante que cuándo comes. Si comes alimentos nutritivos dentro de tus necesidades de energía, no ganarás peso simplemente por comer en la noche.

Fuentes:

Baron KG, et al. Contribution of evening macronutrient intake to total caloric intake and body mass index.  2013 Jan;60(1):246-251.

Baron KG, et al. Role of sleep timing in caloric intake and BMI.  2011 Jul;19(7):1374-81.

Reid KJ. Meal timing influences daily caloric intake in healthy adults.  2014 Nov;34(11):930-5.