Seleccionar página

Aunque la avena es uno de los alimentos más nutritivos que existen, no la había incorporado regularmente a mi dieta hasta hace poco tiempo que descubrí lo fácil que es prepararla y lo rica que queda.

 

 

Avena de manzana

 

 

Con el frío que hace en la mañana se me antoja desayunar algo calientito y tal vez un poco dulce. No la utilizo todos los días, depende de mi antojo 😉

 

Hay muchas formas de prepararla y se puede combinar con infinidad de ingredientes. Yo te voy a pasar la receta que utilizo a ver si te gusta y te funciona.

 

¿Lo mejor? Es muy rápida de preparar. Además, la preparas una vez y ya tienes el desayuno para varios días (dura unos 5 días en refrigeración). Guárdala en el refri y si te gusta calientita métela al microondas antes de consumirla.

 

 

Ingredientes: 

 

  • 1 taza de avena
  • 2 tazas de agua
  • ¾ taza de leche
  • 1 cdita. de canela
  • 1 cdita. de vainilla
  • ½ taza de puré de manzana natural (puedes utilizar la compota de manzana o pera que te compartí la semana pasada)
  • 6 nueces o almendras (por porción)

 

 

Modo de preparación: 

 

  1. Mezcla la avena con el agua en una olla y cocínala a fuego medio hasta que la avena se suavice (unos 5 minutos).
  2. Agrega la leche, canela, vainilla y puré de manzana.
  3. Cocina hasta que la mezcla se incorpore (unos 5-10 minutos más).
  4. ¡Listo! Sirve tu porción (puede ser una media taza aprox.) y guarda lo demás.
  5. Agrega las nueces o almendras. Puedes añadir frutos rojos por encima.

 

 

Avena manzana