Seleccionar página

¿Es mala el azúcar? ¿Puede realmente tener un impacto en nuestra salud? Hablando de los azúcares añadidos la respuesta es, sin lugar a dudas, SI. El consumo de azúcar afecta a todos los órganos de nuestro cuerpo de manera negativa.

 

 

Adicción al azúcar

 

 

Estudios demuestran que el consumo elevado de azúcar añadida puede aumentar significativamente el riesgo de enfermedades cardiovasculares.

 

Hablando en números, las personas que obtienen del 17 al 21% de sus calorías por medio de azúcar tienen un riesgo 38% mayor de morir de enfermedades cardiovasculares. Los que consumen más del 21% tienen el doble de riesgo.

 

En resumen, mientras más elevado es tu consumo de azúcar, mayor es tu riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares. Pero esto es solo la punta del iceberg, un consumo elevado de azúcar añadida está relacionado con una gran cantidad de enfermedades desde diabetes, hígado graso y Alzheimer hasta varios tipos de cáncer.

 

 

¿Te parece difícil consumir una gran cantidad de azúcar añadida en tu día a día?

 

¡Para nada! No se trata de las cucharaditas de azúcar que agregas a tu café, si no de los productos que consumes que esconden grandes cantidades de azúcar añadida en distintas formas.

 

Suma las barritas, jugos, galletas, cereales de caja, yogures de sabor, refrescos, pan dulce, cafés dulces y todo este tipo de productos procesados que muchas personas incluyen en su alimentación diaria, algunos pensando que son saludables.

 

 

Punto importante:

 

Cuando hablo de azúcar añadida no me refiero al azúcar que se encuentra naturalmente en las frutas, granos enteros o en los productos lácteos.

 

En el caso de estos alimentos, la combinación de fibra, proteína, vitaminas y minerales hace que el azúcar se absorba de manera paulatina y en cantidades mucho menores. En ningún momento quiero fomentar el miedo a los alimentos REALES que contienen cierta cantidad de azúcar de manera natural.

 

Por otro lado, las harinas refinadas como pan blanco, pasta refinada, papas de bolsita, entre otros tienen el mismo efecto que el azúcar, ya que al entrar en nuestro organismo se convierten en glucosa casi de inmediato.

 

 

Ahora, si sabemos que el azúcar añadida no es buena para nosotros ¿por qué nos cuesta tanto trabajo prescindir de ella?

 

El azúcar es una de las sustancias más adictivas que existen, lo cual hace que disminuir su consumo sea difícil para algunas personas.

 

Muchos pacientes me dicen en la primera consulta cosas como: “soy adicto al pan dulce” o “no puedo dejar de tomar refresco”, aunque suene un poco dramático, es muy posible que sea verdad.

 

 

¿Qué hace el azúcar en tu cerebro para causar adicción?

 

La relación del azúcar con los comportamientos adictivos se relaciona con la secreción de dos sustancias principales que se liberan al momento de consumirla: opioides y dopamina.

 

La dopamina es un neurotransmisor que es parte clave del “circuito de recompensa” y está asociado con comportamientos adictivos.

 

Cuando algún comportamiento causa que se libere gran cantidad de dopamina en nuestro cerebro, aumenta tu sensación de placer, por lo tanto eres propenso a repetir dicho comportamiento.

 

Cuanto más repites un comportamiento, tu cerebro se “acostumbra” y libera menor cantidad de dopamina, por lo que no experimentas el mismo nivel de placer que sentías al principio. La única manera de sentir el mismo placer que al principio es repetir el comportamiento aumentando las cantidades y la frecuencia.

 

¿Te suena? Las personas que, aunque no lo saben, son adictas al azúcar o a alguna otra sustancia, tienen la necesidad de consumirla en cantidades cada vez más abundantes para calmar su ansiedad.

 

El azúcar activa también los receptores de opioides en nuestro cerebro, que afecta también nuestro sistema de recompensa. Lo anterior puede llevar a un comportamiento compulsivo, sin importar las consecuencias negativas como ganancia de peso, dolores de cabeza, desbalances hormonales y mucho más.

 

 

Adicción al azúcar

 

 

¿Qué pasa con el azúcar en tu cuerpo?

 

Cuando consumes azúcar, aumenta tu glucosa en sangre, y tu cuerpo necesita moverla, ya sea para almacenarla o convertirla en energía. Para lograrlo, tu páncreas libera una hormona llamada insulina. Como resultado, tu glucosa en sangre baja de manera inmediata, sobre todo cuando consumes mucha cantidad de azúcar refinada.

 

Estos cambios en los niveles de glucosa en sangre te hacen sentir cansado y ansioso, buscando más fuentes de azúcar para tener de nuevo el “subidón” del principio.

 

 

Adicción al azúcar

 

 

Aunque la adicción al azúcar es algo realmente serio, no pretendo decirte que dejes de comer los alimentos que tanto te gustan de por vida. No se trata de no comer pastel en los cumpleaños o tu dulce favorito de vez en cuando. Lo que me interesa es que reflexiones acerca de tu relación con el azúcar en la vida diaria.

 

¿Puede ser que los alimentos procesados y llenos de azúcar estén tomando el lugar de alimentos reales y nutritivos la mayor parte de los días? ¡Ahí está el problema!

 

Ahora la pregunta es: ¿Se puede superar la adicción al azúcar? ¡Claro que si! pero como no quiero escribir un artículo inmenso que pueda aburrirte, ya te lo contaré más adelante 😉

 

Fuentes: