Seleccionar página

¡Disfruta tu navidad sin culpas! Y sin subir de peso.

 

 

9 tips para disfrutar al máximo tus alimentos

 

 

SI ESTÁS EN UN PROCESO DE PÉRDIDA DE PESO O SIMPLEMENTE QUIERES CUIDAR TU SALUD, ES POSIBLE QUE ESTAS FECHAS LLENAS DE FIESTAS Y COMIDAS ESPECIALES TE PUEDAN GENERAR ESTRÉS O INCLUSO SENTIMIENTO DE CULPA AL CONSUMIR CIERTOS ALIMENTOS.

 

Este año no quiero que te pase, quiero que comas tranquil@, sin culpa y disfrutando al máximo de las fiestas y, por supuesto, de la comida. Nunca se trata de quedarte sin comer tus platillos favoritos, sino de encontrar un equilibrio entre tu alimentación saludable y las comidas “extra” que siempre surgen en esta época.

 

 

9 tips para disfrutar al máximo tus alimentos sin subir de peso:

 

 

  1. ACTÚA CON NATURALIDAD

 

En estas fechas es inevitable que tu rutina cambie, es muy probable que tengas más comidas fuera e incluso alguna fiesta.

 

No te estreses desde antes, céntrate en la diversión y la convivencia con tus familiares y amigos. No dejes que todo gire en torno a la comida, procura relajarte y disfrutar del momento.

 

  1. NO LLEGUES CON HAMBRE A REUNIONES Y COMIDAS

 

Como ya te dije, no se trata de que dejes de comer tus platillos favoritos, muchos de los cuales encuentras solo en estas fechas.

 

Lo que sí es importante es la moderación, pero ¿cómo te vas a moderar si te estás muriendo de hambre?

 

Ahí te va. Es indispensable planear un poco tu rutina para que no te agarre desprevenido. ¿Tienes alguna fiesta, comida o reunión? Lo único que te pido es que programes una comida ligera antes de salir de casa. Aquí te comparto algunas opciones:

  • 1 fruta + 10 semillas
  • 1 paquete de salmas + 40 g de queso panela + verduras
  • ½ taza de yogurt natural + 1 fruta
  • 1 huevo cocido + ½ pieza de aguacate + verdura
  • Verduras con ¼ taza de hummus o jocoque
  • 1 paquete de salmas + ½ lata de atún + aguacate

 

Puedes escoger lo que más te guste o lo que te parezca más práctico. Si sales directo del trabajo a la fiesta, lleva preparada tu colación desde la mañana.

Vas a notar una gran diferencia. Cuando tenemos mucho apetito somos más propensos a elegir alimentos menos saludables y a comer en exceso. Así que escoge los platillos que más te gusten y disfrútalos con moderación.

 

  1. NO TE SALTES COMIDAS

 

Muchas veces con tal de “ahorrar calorías” nos saltamos alguna comida, lo cual provoca un desequilibrio en tu apetito y es probable que te haga comer de más en otro momento del día.

 

Procura mantener el orden de tus horarios de comida y si quieres “ahorrar calorías” aumenta de manera considerable tu consumo de verduras. Son el alimento perfecto, te dejan satisfecho con muy pocas calorías, por su gran aporte de fibra, y te llenan de vitaminas, minerales y antioxidantes.

 

  1. COME DESPACIO Y PERCIBE LOS SABORES 

 

El comer tus alimentos más despacio y poniendo atención a los sabores que te proporcionan, te ayudará a disfrutar más los sabores y a percibir la señal de saciedad mucho antes. De esta manera, te sentirás satisfech@ sin necesidad de consumir una gran cantidad de alimentos y podrás disfrutar tus comidas sin remordimientos.

 

  1. NO TE OLVIDES DE LAS VERDURAS

 

Sé que en esta época de frío lo último que se te antoja es hacerte una ensalada o comer verduras frías. Usa tu imaginación, prepara sopas calientitas, hornea tus verduras o prepáralas en tu guisado favorito. Se vale cambiar las preparaciones. Lo que no se vale es dejar las verduras olvidadas hasta que regrese el calor. Disfruta también las riquísimas frutas de temporada.

 

  1. CUIDA TU CONSUMO DE AGUA

 

Es probable que con el frío te cueste mucho más trabajo tomar agua natural. Pero eso no quiere decir que tu cuerpo no la necesite. El frío deshidrata tu cuerpo de manera importante, por lo que tomar 1.5 a 2 L de agua a lo largo del día es indispensable. Además, cuando estamos deshidratados sentimos muchos más antojos y nos es más difícil controlar el consumo de alimentos “engordativos”.

 

  1. MUCHO OJO CON LAS BEBIDAS AZUCARADAS

 

Es fácil que se te antojen bebidas calientes, que muchas veces están llenas de azúcar, como chocolate caliente, atole, ponche, entre otras ¡Cuidado con esto! Puedes optar por versiones más saludables de estas bebidas o elegir consumirlas con moderación y de manera puntual.

 

Versiones saludables:

  • Ponche: Si vas a preparar ponche no agregues azúcar, el azúcar que tienen las frutas de manera natural es más que suficiente y deja un sabor delicioso.
  • Atole: En el caso del atole, puedes prepararlo de avena o amaranto con alguna fruta, prescindiendo también del azúcar añadida.
  • Chocolate caliente: El chocolate caliente puedes prepararlo moliendo ½ plátano en un vaso de leche y agregando 2-3 cditas. de cocoa sin azúcar. Licúa los ingredientes y luego ponlo a hervir. El plátano le da un sabor dulce y una textura más espesa que te va a encantar.

 

En cuanto al alcohol te recomiendo también, tomarlo con moderación. Un tip que funciona muy bien es tomar 1 vaso de agua mineral o natural entre cada copa. De esta forma tomarás la mitad de alcohol casi sin darte cuenta.

 

  1. NO TE LLEVES ITACATE

 

Es típico en las comidas familiares que te manden a la casa cargado de la comida que sobró aún después del recalentado. ¡Cuidado! El problema no es que comas un pedacito de pastel o fruta seca el día de navidad, ni que disfrutes un pedacito de rosca el día de reyes.

 

El problema es que lo lleves a casa y lo desayunes toda la semana. Así que ojo, ya verás tú cómo le haces para evitar meter estos alimentos en tu casa.

 

Ahora, si te quieren mandar un pedazo de pavo o lomo de cerdo, ahí cambia la cosa. Puedes usarlo para tus comidas de la semana agregando, por supuesto, muchas verduras 😉

 

  1. ¡OLVÍDATE DE LA CULPA!

 

Si decides comer algún alimento, el que sea, cómelo, disfrútalo y sigue adelante. Una vez que tomaste la decisión de comer un pedacito de pastel o de entrarle al chocolate caliente, adelante, aprovéchalo y disfruta su sabor, pero no te quedes con el sentimiento de culpa para toda la noche. ¿De qué te sirve?

 

Si te das cuenta que consumir algún alimento en especial te va a general culpa o estrés mejor NO TE LO COMAS. No vale la pena.

 

Yo te recomiendo disfrutar con moderación lo que hayas elegido consumir y regresar cuanto antes a tu rutina saludable. Cuando comemos con culpa o estrés el cuerpo libera sustancias como el cortisol que hacen que acumules aún más grasa.

 

Así que escoge bien tus opciones y disfrútalas al máximo.

 

 

 

ESPERO QUE ESTOS TIPS PUEDAN AYUDARTE A DISFRUTAR DE ESTA ÉPOCA SIN ESTAR PREOCUPADO POR LA COMIDA O CON MIEDO A ENGORDAR.

 

TE DESEO MUY FELIZ NAVIDAD Y QUE LA CONVIVENCIA CON TUS SERES QUERIDOS TE NUTRA DE MANERA EMOCIONAL Y TE HAGA SENTIR FELIZ.

 

YA TE DIJE COMO PUEDES HACER PARA RELAJARTE EN CUANTO A TU ALIMENTACIÓN, AHORA TE TOCA A TI DISFRUTAR Y PREPARARTE PARA EMPEZAR EL NUEVO AÑO CON LA MEJOR ACTITUD 😉