Seleccionar página

¡Se acercan las fiestas patrias! Una de las épocas más divertidas del año, nunca faltan las reuniones, los antojitos, los chiles en nogada y todas estas cosas que nos encantan de México. Pero claro, muchos de estos eventos giran en torno a la comida, ¡ups! y ahí­ es donde empieza el descontrol y se nos pasa la mano con las gorditas y los tamales. 

 

 

Comer sano en fiestas patrias

 

 

Recuerda esto: nunca se trata de LIMITARTE, pero si de MODERARTE.

 

 

 

Pero ¿Cómo le hago?

 

Ay te van 8 tips para que sea mucho más sencillo y no te pases las fiestas preocupado por la comida.

 

 

1. No llegues a fiestas o eventos con hambre

 

¡Sin duda mi favorito! ¿Cómo vas a moderarte con la comida si llegas a los lugares muerto de hambre? ¡Imposible!

 

Mi consejo: realiza una pequeña comida antes de salir de casa. Puede ser una fruta con algunas semillas, queso con aceitunas, verduras con atún, etc. El chiste es no llegar a los lugares con ese hueco en el estómago listo para arrasar con todo.

 

 

2. Prueba lo que quieras, pero no te pases

 

Saca de tu cabeza esas ideas limitantes de qué puedo comer y qué no. Pero eso si, ojo con las cantidades. Disfruta tus platillos favoritos de manera moderada. Algo que funciona muy bien es utilizar platos pequeños y servir las botanas directamente en el plato para que te des cuenta de lo que comes y no andar picando aquí y allí. Enfócate en el sabor de los alimentos y disfrútalos despacio y tranquilo (nadie te corretea), el comer despacio ayuda a percibir la sensación de saciedad mucho antes. Si sientes que ya comiste mucho, pero la gula te quiere hacer seguir intenta esto: espera de 10 a 15 minutos antes de continuar comiendo. Es muy probable que empieces a sentirte satisfecho y agradezcas no haber comido esa rebanada extra de pastel.

 

 

3. ¡Ojo con las bebidas azucaradas!

 

Entre aguas frescas con azúcar, jugos, café, refresco, alcohol y cualquier otra bebida que se te ocurra es muy fácil pasarte a la hora de beber. No tiene ningún sentido estar preocupado por la comida si vas a estar toda la noche enchufado a la botella de refresco o tomando jugo como si fuera agua. ¡Pruébalo! ¡Disfrútalo! pero no lo estés tomando toda la noche. Una buena idea puede ser incluir un vaso de agua mineral o natural entre cada bebida. De esta manera reduces tu consumo a la mitad automaticamente.

 

 

4. ¡Hidrátate!

 

Al no tomar suficiente agua para estar bien hidratado, es muy probable que tengas más antojos, muchas veces la sed se confunde con hambre, y creo que no es la mejor época para estar antojadizo 😉

 

Ten una botella de agua a la mano y toma poco a poco a lo largo del día.

 

 

5. No olvides lo importante ¡nutrición!

 

El que tengas comidas y cenas fuera, no quiere decir que quites importancia a las comidas que haces en casa dentro de tu rutina normal. No dejes a un lado frutas, verduras, granos enteros, leguminosas, semillas, aguacate, proteí­na baja en grasa y todos los alimentos que te ayudan a nutrir realmente tu cuerpo. Da prioridad a estos alimentos, sobretodo al estar en casa, de esta manera podrás «nivelar» el consumo de alimentos menos nutritivos.

 

 

6. Por favoooor, ¡no te lleves las sobras!

 

¡Sobre todo si son postres! No te digo que no te eches tu rebanada de pastel o tu postre favorito. Pero no lo lleves a tu casa para estarlo desayunando toda la semana. Calcula las raciones de estos alimentos y repártelas como puedas. El problema no es comer postre un día de fiesta o en una reunión, el problema es que se quede en casa 15 días más.

 

 

7. ¿Se te paso la mano? ¡Relájate!

 

No te estreses pensando que por una cena ya valió todo tu esfuerzo, ni te desmotives para seguir buscando los mejores alimentos para ti. ¿Te atascaste en la cena? ¡Ni modo! ¡No pasa nada! Cada comida es una nueva oportunidad, regresa a tu rutina en cuanto puedas y no esperes hasta enero para «volver a cuidarte».

 

 

8. ¡Aprovecha la verdadera comida mexicana!

 

Si lo piensas fríamente, la comida mexicana puede ser, ademas de deliciosa, súper saludable. Está basada en alimentos nutritivos como maíz, frijol, chiles, nopales, quesos, pollo, lomo de cerdo, etc. Muchas veces el problema es la preparación. Puedes cocinar tus sopes, tacos, quesadillas, gorditas, tlacoyos, etc. al comal o al horno en lugar de fritos en manteca o en litros de aceite. Con este pequeño cambio tus alimentos serán mucho más nutritivos y menos engordosos 😉

 

 

¿Se te ocurre algún otro tip? ¡Compártelo en los comentarios! Estoy segura que nos será muy útil.

 

¡Gracias por leerme! y como siempre estoy a tus órdenes para cualquier duda o comentario.

 

 

Fuente:

 

Adaptado de: 8 tips para sobrevivir las fiestas… ¡Y no engordar en el intento!