Seleccionar página

Si estás buscando seguir una dieta saludable, que te ayude a combatir enfermedades, incluir hongos o champiñones es una excelente idea.

 

Los champiñones son bajos en calorías y tienen un buen aporte de vitaminas del complejo B, minerales, fibra e incluso proteína.

 

 

Beneficios de los champiñones

 

 

En la cultura asiática, los champiñones son utilizados en la medicina tradicional desde hace siglos, debido a sus valiosas propiedades antiinflamatorias y antioxidantes que protegen contra el cáncer y diversas enfermedades metabólicas (diabetes, cardiovasculares, etc.).

 

Dentro de los principales beneficios de los champiñones está la habilidad de estimular al sistema inmunológico para combatir numerosas enfermedades. Proveen grandes cantidades de vitaminas, minerales, enzimas y antioxidantes para mantener a nuestro cuerpo en la mejor condición.

 

 

Información nutrimental champiñones

 

 

6 beneficios de consumir champiñones:

 

1. Luchar contra el cáncer

 

Los champiñones son ricos en antioxidantes, al igual que las zanahorias, jitomates, pimientos, calabazas, hojas verdes y otros vegetales. Los antioxidantes son químicos que sacan de nuestro cuerpo radicales libres, un tipo de químico que lastima las células del cuerpo haciéndonos propensos a padecer cáncer y otras enfermedades.

 

El selenio es un mineral que no se encuentra presente en la mayoría de las frutas y verduras, pero los champiñones contienen una cantidad considerable. El selenio juega un papel importante en las funciones de nuestro hígado y ayuda a sacar del cuerpo compuestos causantes de cáncer. Además, previene inflamación y disminuye el crecimiento de tumores.

 

 

2. Mejorar el sistema inmunológico y disminuir la inflamación

 

El consumo de champiñones puede mejorar y proteger casi todos los sistemas de nuestro cuerpo de enfermedades relacionadas con la inflamación (como cáncer, diabetes, enfermedades cardiovasculares, etc.)

 

El selenio mejora la respuesta de nuestro sistema inmunológico a las infecciones. Los champiñones combaten bacterias y virus dentro de nuestro cuerpo, por sus propiedades antibacterianas y antivirales.

 

 

3. Proteger la salud de tu corazón.

 

La fibra y potasio que contienen los champiñones contribuyen a una buena salud cardiovascular. Ayudan a regular la presión arterial y a prevenir enfermedades del corazón.

 

Un consumo frecuente de champiñones ayuda a disminuir el colesterol “malo” LDL de manera natural y evita que las arterias se endurezcan.

 

Los champiñones tienen compuestos de esteroles que interfieren con la producción de colesterol en el hígado, por lo que también elevan el colesterol “bueno” HDL.

 

 

4. Mejorar la función cerebral

 

Al ser una buena fuente de vitaminas del complejo B, los champiñones mejoran la función de los neurotransmisores cerebrales, previenen problemas tiroideos y mantienen un metabolismo saludable.

 

Mediante sus funciones antiinflamatorias, los champiñones ayudan a mantener la función cognitiva, evitando la degeneración relacionada con la edad.

 

 

5. Ayudar a mantener un peso sano

 

La fibra de los alimentos juega un papel muy importante en el manejo del peso, ya que ayuda a mantenerte satisfecho sin necesidad de consumir grandes cantidades de calorías.

 

Consumir champiñones varias veces por semana se ha relacionado con un peso saludable, menor circunferencia de cintura y salud en general. Contienen dos tipos de fibra que aumentan la saciedad y disminuyen el apetito.

 

 

6. Contienen vitamina D

 

A pesar de que la vitamina D se obtiene de la exposición solar, algunos hongos tienen una cantidad considerable de dicha vitamina. Exponerlos al sol, puede aumentar su concentración de vitamina D.

 

Consumir alimentos ricos en vitamina D ayuda a disminuir el riesgo de cáncer, enfermedades cardiovasculares y pérdida ósea.

 

 

 Beneficios de los champiñones

 

 

¿Cómo comprar y preparar champiñones?

 

Busca champiñones frescos o deshidratados en mercados o supermercados.

 

Guárdalos en el refrigerador sin lavar hasta que los vayas a consumir. Recuerda que al ser frescos y naturales no duran mucho, así que consúmelos lo antes posible. Puedes guardarlos en una bolsa de papel para mantenerlos en mejor estado.

 

Cuando vayas a comerlos, lava cuidadosamente los champiñones para quitar cualquier residuo de tierra. No los mantengas mucho tiempo en el agua, ya que la absorben fácilmente y puedes alterar su sabor.

 

Para cocinar los champiñones puedes saltearlos en el sartén con un poco de aceite enteros o troceados u hornearlos con un poco de aceite y sal.

 

Una vez cocinados, puedes guardarlos en el refrigerador hasta por una semana.

 

 

¡Disfrútalos con tus platillos favoritos!