Seleccionar página

¿Qué es la inflamación?

La inflamación, en un cuerpo sano, es la respuesta normal del organismo que facilita la curación.

Cuando tenemos alguna lesión o enfermedad, nuestro sistema inmunológico activa los mecanismos de inflamación para protegernos de agentes externos como microbios, polen o sustancias químicas.

Los signos clásicos de inflamación aguda (a corto plazo) son enrojecimiento, dolor, sensación de calor o inflamación de una zona específica.

 

¿Cuándo se vuelve un problema?

Algunas veces, la inflamación persiste más de lo necesario y se vuelve un proceso crónico.

“En ese momento la inflamación se vuelve tu enemiga.”

La inflamación crónica es silenciosa y ocurre en el cuerpo sin que se presenten síntomas.

La mayoría de las enfermedades modernas como cáncer, enfermedades cardiovasculares, diabetes, artritis, depresión y Alzheimer están relacionadas con la inflamación crónica.

“La inflamación es la raíz de todas las enfermedades modernas”

La dieta actual, abundante en calorías y alimentos procesados incrementa los niveles de inflamación en nuestro cuerpo.

La inflamación crónica ocurre también en personas que presentan obesidad o viven con niveles muy elevados de estrés.

Existen algunos alimentos específicos que aumentan los niveles de inflamación y, por lo tanto, incrementan el riesgo de las enfermedades antes mencionadas.

 

Alimentos que causan inflamación:

Grasas trans

Margarina o aceites vegetales hidrogenados, presentes en innumerables productos, sobretodo de panadería y comida rápida (¡revisa etiquetas!).

Omega 6 en exceso

El omega 6 es una ácido graso esencial, pero cuando se consume demasiado y no está en balance con el omega 3 es causante de inflamación. El omega 6 está presente sobretodo en aceites vegetales.

Azúcar y carbohidratos refinados

Los carbohidratos refinados como harinas, bebidas azucaradas, postres procesados y toda esta comida basura es la principal culpable del aumento de inflamación en nuestro cuerpo.

Por otro lado, existen alimentos con propiedades antiinflamatorias, ricos en vitaminas, minerales, antioxidantes y compuestos antiinflamatorios, que nos ayudan a combatir la inflamación crónica y a mantener a nuestro cuerpo lejos de la enfermedad.

Alimentos antiinflamatorios:

Verduras de hoja verde oscuro

Estas verduras tienen una función antiinflamatoria, gracias al aporte de antioxidantes y flavonoides que restauran la salud de las células. Son ricas en vitaminas A, C y K que protegen a nuestro cuerpo del estrés oxidativo y la inflamación.

Apio

El apio tiene propiedades tanto antioxidantes como antiinflamatorias por lo que mejora la presión arterial y los niveles de colesterol, previniendo las enfermedades cardiovasculares.

Betabel

El antioxidante betalaina, presente en el betabel, es un excelente antiinflamatorio. Sus compuestos inhiben la actividad de algunas enzimas que promueven la inflamación.

Brócoli

El brócoli es uno de los alimentos con mayor cantidad de antioxidantes, vitaminas, flavonoides y carotenoides. Dichas sustancias, trabajan juntas para luchar contra la inflamación crónica y disminuir el riesgo de padecer cáncer y muchas otras enfermedades.

 Arándanos (frescos)

El flavonoide quercetina, presente en los arándanos, ayuda a disminuir la inflamación y prevenir cáncer, pérdida de la función cognitiva y la memoria.

Piña

La bromelina, una enzima digestiva presente en la piña, tiene la habilidad de modular al sistema inmunológico para disminuir la inflamación. Evita que la placa se pegue en las arterias, disminuyendo el riesgo de infartos y enfermedades cardiovasculares.

Salmón

El salmón es una excelente fuente de Omega 3, el antiinflamatorio por excelencia. Al reducir los niveles de inflamación, disminuye el riesgo de enfermedades crónicas como enfermedades cardiovasculares, cáncer y artritis.

Nueces

Los beneficios antiinflamatorios y antioxidantes de las nueces, ayudan a proteger tu cuerpo contra el síndrome metabólico, enfermedades cardiovasculares y diabetes tipo 2.

Semillas de chía

Las semillas de chía contienen omega 3 y omega 6, que deben de consumirse de forma balanceada. Tienen la habilidad de revertir la inflamación, regular los niveles de colesterol y reducir la presión arterial

Semillas de linaza

Son fuente de omega 3 y antioxidantes. El tipo de fibra que contienen, ayuda a retrasar el envejecimiento prematuro y mejorar la salud celular.

Cúrcuma

La cúrcuma tiene un componente llamado curcumina, que tiene un gran poder antiinflamatorio.

Jengibre

Ya sea fresco, seco o en forma de suplemento, el jengibre ayuda a modular el sistema inmunológico y a reducir los niveles de inflamación.

La actividad física constante ayuda también a reducir la inflamación crónica.

Una alimentación basada en frutas y verduras enteras, alimentos reales de buena calidad, dejando fuera los alimentos ultraprocesados y realizando actividad física te ayudará a disminuir tus niveles de inflamación crónica y a protegerte de todas las enfermedades relacionadas con ésta.

No pretendo que cambies tu alimentación por completo de un día para otro, pero puedes empezar incluyendo en tu dieta una mayor cantidad de alimentos antiinflamatorios que empiecen a sustituir a los alimentos procesados que tanto dañan tu cuerpo.

¿Te gustó o te sirvió el artículo? ¿Tienes alguna duda o comentario?

¡Agradeceré mucho tus comentarios y opiniones!